UNIDAD 2 - Características Generales de la Lengua Griega

1. El griego como lengua flexiva



La lengua griega, al igual que la latina, es una lengua flexiva. Esto quiere decir que existe un importante número de palabras que presentan variaciones paradigmáticas, es decir, de un mismo lexema existen variantes que expresan diversas categorías gramaticales.
Los gramáticos antiguos ya dividieron las clases de palabras en variables e invariables.
  • Palabras Variables: Artículo, Sustantivo, Adjetivo, Pronombre y Verbo.
  • Palabras Invariables: Adverbio, Preposición, Conjunción e Interjección.
Las palabras variables están constituidas por un elemento fijo, la raíz, donde radica el significado básico, y uno o más sufijos, o elementos añadidos que sirven para expresar diversas categorías gramaticales.
El sustantivo y el pronombre comparten las categorías nominales: caso, género y número. Artículo y adjetivo utilizan esas mismas categorías pero en ellos la función es meramente la de indicar la concordancia con el sustantivo o el pronombre.
El verbo presente un número de categorías gramaticales más extenso y variado:
  • Formas personales: persona, número, tiempo, aspecto, modo, voz
  • Formas no personales:
    • Infinitivo: Aspecto, voz
    • Participio: caso, género, número, aspecto, voz

2. Sustantivos



Los sustantivos griegos se reparten en tres declinaciones, es decir, en tres juegos de desinencias.
La categoría de género sólo está parcialmente gramaticalizada. La primera y segunda declinaciones añadieron un elemento temático, entre la raíz y la desinencia.
La primera declinación utilizó un sufijo en –ā, que ya en indoeuropeo se especializó en expresar el género femenino, lo que hizo que esta declinación sirviera para declinar, salvo un reducido número de masculinos, los sustantivos femeninos.
La segunda declinación utilizó un sufijo –o, que por oposición al anterior expresó lo masculino o neutro. No obstante, podemos encontrar un reducido número de femeninos con igual flexión que los masculinos.
El resto de palabras sigue un tercer modelo de declinación en el que no se añadió ningún sufijo que sirviera de enlace entre la raíz y las desinencias, de ahí que se conozca a esta declinación como atemática. Siguiendo esta indefinición temática, también hay una indefinición de género, por lo que encontramos palabras de cualquiera de ellos.
Respecto al número, en griego existen desinencias específicas para expresar el número singular, el plural y el dual. El dual constituye una categoría en franco retroceso, siendo sustituido salvo en algunos usos (manos, ojos, parejas de hermanos...) por el plural.
La categoría de caso tiene menos relación con la semántica y más con la sintaxis. El caso indica la función de un sintagma dentro de la oración. El caso existía ya en indoeuropeo, y en su paso al griego o al latín lo hizo de distinta manera. En el cuadro inferior tenemos un esquema de la correspondencia de casos en ambas lenguas.
casos.png

Del gráfico superior se deduce que la diferencia entre el sistema casual latino y el griego está en los casos genitivo, dativo y en la ausencia del ablativo en griego. El genitivo griego ha incorporado el uso básico del ablativo (punto de partida, complemento del comparativo, participio absoluto...); y el dativo griego incorpora los usos del instrumental y del locativo, que en latín habían pasado al ablativo. A este proceso de reducción de casos se le llama sincretismo.
Respecto a la función de los casos:
  1. Nominativo: sujeto y complementos del sujeto (atributo, predicativo, aposición...).
  2. Vocativo: enunciado apelativo o exclamativo.
  3. Acusativo: complemento directo de un verbo transitivo, complementos del complemento directo (predicativo, aposición...), sujeto de un infinitivo, complemento del sujeto de un infinitivo (atributo)...
  4. Genitivo: complemento del nombre, complemento del sujeto (atributo), complemento de régimen del verbo, complementos circunstanciales diversos...
  5. Dativo: complemento indirecto, complementos circunstanciales diversos...
Los casos acusativo, genitivo y dativo pueden ir precedidos de una preposición cuya función más común es la de ser algún tipo de complemento circunstancial.

3. Artículo



El artículo deriva de un antiguo demostrativo tras perder su fuerza semántica y convertirse en un mero determinante del sustantivo. También tiene la función de sustantivar a otras clases de palabras (adjetivo, adverbio...).
Como determinante, el caso, género y número sólo tienen como objeto mostrar la concordancia.

4. Adjetivos



Al igual que el artículo, el adjetivo no tiene un caso, género y número autónomo sino que su función es expresar la concordancia con el sustantivo. Comparte las mismas desinencias que el sustantivo, si bien el número de modelos es inferior.
En el adjetivo tenemos además la peculiaridad de la especialización de un sufijo para expresar el comparativo y el superlativo de superioridad.

5. Pronombres



El pronombre es una palabra gramatical que sustituye al sustantivo, de ahí que las categorías género y número vengan dadas por el contexto de referencia.
Tipos de pronombres: demostrativos, anafórico-enfático, relativo, indefinido, interrogativo, personal, reflexivo, recíproco, posesivo...
Su flexión es muy similar a la del sustantivo salvo algún caso.

6. Verbos



El verbo constituye el núcleo de la oración, alrededor del cual orbitan el resto de palabras. El sistema verbal griego, comparado con el latín, resulta mucho menos evolucionado y más irregular. En griego no nos vamos a encontrar con un conjunto de conjugaciones verbales regulares en los que una serie de sufijos y desinencias se han especializado en la expresión de las distintas categorías. En griego, si bien hay una cierta tendencia a formar una conjugación regular, perduran diversos procedimientos de formación de formas verbales muy irregulares y no extendidos a la totalidad de los verbos.
Las formas verbales griegas connotan voz (activa, media, pasiva), aspecto (durativo, puntual, resultativo), tiempo (presente, pasado, futuro), modo (indicativo, imperativo, subjuntivo y optativo; los infinitivos y participios son formas nominales del verbo con valores conmutables por sustantivos y adjetivos respectivamente), número (singular, dual, plural) y persona (1ª, 2ª y 3ª).
La conjugación comprende dos tipos de verbos, el TEMÁTICO (en -ω) y el ATEMÁTICO (en -μι), y se organiza según cuatro temas (presente, aoristo, perfecto y futuro). El presente y el perfecto incluyen en el indicativo respectivamente un tiempo de pasado (imperfecto y pluscuamperfecto). El aoristo es un pasado con valor puntual o indefinido. Existe también un futuro perfecto, creación tardía, en algunos verbos.
Los temas de presente, aoristo y perfecto constan de los cuatro modos citados; no así el de futuro, que carece de imperativo y subjuntivo. Todos los temas tienen sus correspondientes formas nominales (infinitivo y participio).
Cada verbo puede presentar dos formaciones de adjetivos (terminados en -τέος , -α, -ον, y en -τός, -ή, -όν).
Toda forma verbal incluye un lexema portador de la significación básica. Este lexema permanece prácticamente invariable en todos y cada uno de los temas por él formados tanto en el indicativo como en los restantes modos y formas nominales.
Un lexema determinado puede servir para formar uno, varios o todos los temas que componen la conjugación de un verbo. El lexema es completado, según los casos, mediante prefijaciones y sufijaciones.

PREFIJACIONES:
El aumento (en el imperfecto y en el aoristo de indicativo): ἐ-λυον.
La reduplicación (en todos los modos del perfecto): λέ-λυκα.
El aumento y la reduplicación (en el pluscuamperfecto): ἐ-λε-λύκειν.

SUFIJACIONES:
Vocal temática (en temas de presente y de futuro de verbos en -ω, y en aoristos temáticos): λύ-ο-μεν.
Morfemas temporales:
De futuro activo y mediopasivo: λύ-σ-ω.
De futuro pasivo: λυ-θήσ-ομαι.
De aoristo activo y mediopasivo: ἔλυ-σα.
De aoristo pasivo: ἐλύ-θη-ν.
De perfecto activo: λέλυ-κα.
Morfemas modales:
De subjuntivo: λύ-ω-μαι.
De optativo: λύο-ι-μι.
Desinencias:
Primarias activas (en presentes de indicativo, de subjuntivo, futuro de indicativo, perfecto de indicativo y de subjuntivo):

-εις
-ει
-μεν
-τε
-σι
Secundarias activas (en imperfecto, aoristo de indicativo, pluscuamperfecto y en los optativos de todos los temas):


-
-μεν
-τε

Primarias mediopasivas (en las mismas formas que las primarias activas):
-μαι
-σαι
-ται
-μεθα
-σθε
-νται
Secundarias mediopasivas (en las mismas formas que las secundarias activas):
-μην
-σο
-το
-μεθα
-σθε
-ντο
Activas de imperativo:
-
-
-τω
-
-τε
-ντων
Mediopasivas de imperativo:
-
-σο
-σθω
-
-σθε
-σθων
De infinitivo activo: activo:-ειν, -σαι, -ναι.
De infinitivo mediopasivo: -σθαι.
Terminaciones:
De participios con temas en –ντ: λύων, -λύο-ντ-ος.
De participios mediopasivos en -μενος, -μενη, -μενον: λυόμενος.
De participio de perfecto activo en -κώς, -κυῖα, -κός: λελυκώς.

Así pues, una forma verbal puede ser descompuesta o analizada distinguiendo los elementos que la integran. No obstante, este tipo de formación “regular” coexiste con otro tipo de construcciones donde la marca que caracteriza cada forma verbal no es la regular sino distinta y diversa.